NFT: ¿El futuro de las inversiones? - Quant Dynamics

Uno de los términos que más popularidad ha ganado en los últimos meses entre las personas son los NFT. Para algunos, estos representan una oportunidad magnífica de inversión, pero para muchos otros lo único que producen son dudas e incertidumbre sobre el porqué hay gente que gasta miles de dólares en “un dibujito”.

Si por pura curiosidad buscas en el diccionario lo que NFT significa, lo más probable es que te salga algo como que proviene del inglés Non Fungible Token, que se traduce como “ficha que no se gasta”, pero en sí esto no nos dice mucho, ¿verdad? E incluso si te vas a alguna página web en donde  te den una definición un poco más profunda como que forma parte del novedoso mundo del blockchain y los criptoactivos y no sé cuántos tecnicismos más, seguramente no alcancemos a entender el trasfondo completo de todos modos. Explicando un poquito ambos conceptos anteriormente mencionados, podemos definir un NFT como un activo que te permite comprar y vender la propiedad de artículos digitales; estos activos pueden ser cualquier cosa, desde imágenes, videos, dibujos o incluso canciones.

Pongamos un ejemplo. Imagínate que eres un artista que hace dibujos de excelente calidad y después los convierte en ilustraciones en su computadora; una vez hecho eso, entonces puedes convertir tus obras en NFT y publicarlas al precio que consideres pertinente, y si a la gente les gustan, te las compra, para posteriormente ellos venderlas a un precio mayor y así sucesivamente como sucede con las subastas de artículos de colección. Y aquí puede surgir la duda de ¿por qué voy a pagar por una imagen de internet si la puedes descargar gratis? Este es el meollo de la situación, y es que lo podemos comparar con las obras de arte físicas. Es como si tú imprimieras una imagen de  “La Gioconda” y la enmarcaras, en realidad no tendrías una obra de Da Vinci, sólo tendrías una copia. Por esto, los NFT están diseñados y protegidos para que no se puedan copiar, además de que ayudan al artista a recibir un porcentaje de las ganancias que se obtengan con su obra.

Entonces sí, sin duda es algo novedoso, y cada vez son más las aplicaciones que se le pueden dar a esta tecnología, pero al menos en México es un tipo de inversión que no está regulada, es decir que por el momento no hay asesores que legalmente puedan manejar ese tipo de inversiones por ti ni leyes que te den la certeza de que tu inversión estará segura, sin mencionar que actualmente las obras que valen la pena son extremadamente costosas, pero como siempre, la última palabra la tienes tú. ¿Invertirías en este nuevo mercado? ¿O preferirías esperar a que exista una regulación en el país que te proteja un poco más?

Open chat
escríbeme
¡Hola!
¿Cómo te puedo ayudar?